El Covid nos arrebató al “Jilguero de América”, el gran Jorge Oñate

Oñate

Misael Salazar F.

Jorge Antonio Oñate González, el gran Jorge Oñate, “El Jilguero de América” o “El Ruiseñor del César”, falleció este domingo en la madrugada tras perder la batalla contra el Covid.

El Covid nos quitó al juglar Jorge Oñate

El autor de “No comprendí tu amor”, “Volví a llorar”, “Los dioses de mi vida”, “Mujer Marchita”, “Ausencia” y “Enamórate”, entre otras miles de piezas musicales, fue diagnosticado con Covid desde comienzos de año e internado en la Clínica Cardiovacular del Cesar, hasta que la semana pasada fue trasladado de urgencia al hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín, en el avión de Silvestre Dangond. En este centro asistencial, que siempre habló de “pronóstico reservado” para referirse al juglar colombiano, se produjo su deceso.

Nacido en La Paz, en jurisdicción de Robles, Departamento del Cesar, Jorge Oñate era una de las tantas leyendas de la música vallenata, junto a Diomedez Díaz y Poncho Zuleta, por solo citar dos de cientos de juglares colombianos dedicados al canto y la composición sabanera.

Antes de marcharse, Jorge Oñate dejó grabados muchísimos temas que le valieron 25 Discos de Oro y 7 de Platino, además de muchos reconocimientos como el homenaje que en el 2020 le hiciera el Festival de la Leyenda Vallenata.

Descendiente de una familia de acordeoneros, ya a los 12 años Oñate se fugaba de la casa para llegar a las parrandas y escuchar a los cantores de la sabana donde manda el acordeón.

Dicen sus biógrafos, que Jorge Oñate tenía una voz fuerte pero afinada, parecida al canto del jilguero. Por eso empezaron a llamarlo “El Jilguero de América”. Pero también le decían “La Leyenda”. Y “El Ruiseñor del Cesar”, la tierra donde nació en 1949.

Comenzó grabando con el conjunto “Los Guatapurí” y durante su larga trayectoria se hizo acompañar de acordeoneros reconocidos como Miguel López, Emiliano Zuleta Díaz, “El Colacho” Mendoza o “El Chiche” Martínez. Juancho Rois o “El Cocha” Molina, también fueron testigos y parte de su éxito musical.

Por la sabana y toda la costa, por la montaña y el llano colombiano, se fueron entonando los versos acompañados de música de canciones que son producto de la inspiración de Jorge Oñate, otra voz vallenata que se apaga: ‘Mujer Marchita’, ‘Nido de amor’, ‘Nací para quererte’, ‘Lloraré’, ‘Sanjuanerita’, ‘Ruiseñor de mi Valle’, ‘Nació mi poesía’, ‘Paisaje de sol’, ‘Lirio rojo’, ‘Un hombre solo’, ‘La gordita’, ‘Al otro lado del mar’, ‘Cuatro penas’, ‘Calma mi melancolía’, ‘Dime por qué’, ‘La contra’, ‘El cariño de mi pueblo’ y ‘Amar es un deber’, entre muchas, muchas otras, que nos deja de recuerdo este cantor y compositor que también fue víctima del Covid, la pandemia del siglo.

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?