Profesora Nelly Margoth, Q.E.P.D.

Margoth

Su legado: Formación de hombres de bien e importante aporte a la cultura florideña

Fue a inicios de la década de los sesenta del siglo pasado, cuando aún Floridablanca tenía apariencia de pueblito de mis cuitas y casas pequeñitas, que por sus calles –muchas- aun sin pavimentar, de pronto, proveniente de Pamplona apareció una elegante dama viuda acompañada de sus diez retoños cuyas edades oscilaban entre 1 y 16 años, los cuales eran el elixir motivante para establecerse en tan apacible comarca y proyectarle futuro promisorio a su prole.

Y sí, doña Nelly llega a Floridablanca todavía ataviada de traje negro en honor y luto a su señor esposo quien había fallecido hacía menos de un año. Y ella, al contrario de amilanarse por semejante responsabilidad de, ahora sola, sacar adelante sus diez hijos, optó por enfrentar la vida con gallardía y decoro ubicándose rápidamente en el campo laboral y desempeñándose en una de las profesiones más dignas de la humanidad: Profesora.

Fueron cientos de jóvenes florideños quienes tuvieron la oportunidad, en las aulas del Colegio Cooperativo la Anunciación, de asistir y recibir clases de la profesora Nelly de quien cuentan sus exalumnos, poseía un espectacular carisma y mejor metodología académica de fácil comprensión. La enseñanza de la mecanografía la hacía agradable, mientras el aprendizaje de la taquigrafía era divertido.

Un día de los nacientes años setenta, la profesora Nelly, quien por sus venas transitaba inspiración artística e inmenso amor por la cultura en la generalidad de sus expresiones, dijo: “Floridablanca, ahora mi patria chica, mi destino elegido por la providencia, merecido es aportar y contribuir a que los jóvenes poetas, escritores, pintores, escultores, cantores y teatreros tengan oportunidad de organizarse en grupo de amigos y así poder expresarle al mundo sus sublimes sentimientos nobles”.

Y sí, la historia nos cuenta que fue su casa, con su apoyo, el primer albergue de jóvenes inquietos (entre otros, Jazmin y Néstor Jiménez, Gerardo Jaimes Pico y Edgar Pinilla) quienes conformaron la primera persona jurídica del orden cultural del municipio llamada Universitarios Florideños Asociados (UFA) la cual dio origen a la razón social Casa de la Cultura Piedra del Sol.

Profesora Nelly Margoth Jaimes Antolinez de Jiménez ¡Hasta siempre! Floridablanca la recordará como maestra ilustre de amor por su profesión y fértil hacedora de cultores del arte. (Gerardo Castro Pérez)

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?