(Música colombiana). Nueve datos de la guabina chiquinquireña. (Video)

Guabina

Paul Erasmo Charry Abril

(Guía profesional de turismo)

1) En el año 1922, en el atrio de la basílica Nuestra Señora De Chiquinquirá, se estrenó un bambuco llamado “sácate un clavo “ de la autoría del músico de Ubaté, don Alberto Urdaneta;  pieza musical que el maestro compuso en homenaje del matrimonio de su hermana Carola.

2) En 1924, el escritor ubatense, Mariano Álvarez Romero, quien sería por muchos años el notario de Chiquinquirá, escribió una letra que describe el matrimonio a los pies de la Virgen como lo ordenaba la iglesia católica. A través de su imaginario, Mariano  convirtió a la mujer colombiana en el eje de la familia.

3) La letra de la guabina es muy sencilla pero profunda de la fe religiosa de un pueblo. Se adaptó al bambuco que previamente había confeccionado Alberto Urdaneta, y cuando comenzó a sonar en los círculos musicales de Bogotá, se denominó “Guabina Chiquinquereña”, sin que en realidad sea una guabina por cuánto su estructura armónica, -que es la que define el ritmo- es de “bambuco arrumbado o de “torbellino abambucado”.

Video: Guabina chiquinquireña a cargo del grupo de Danzas de la UIS

4) La guabina chiquinquereña ofrece una particular coreografía, que se puede bailar. Esta es la razón para que la guabina se baile, por cuanto al decir de los coreógrafos, la guabina se canta y el torbellino se baila.

5)  En 1926, en Barcelona (España), se grabó la primera versión de “La guabina chiquinquereña”.

6) La noticia de la grabación de la ‘guabina’ la suministró el periodista, Daniel Samper Pizano, en su columna llamada “postre de notas” de la revista Carrusel del diario “El Tiempo”.

7) La irrupción de la radio comercial, a partir de 1927, contribuyó de manera definitiva con la popularización de la canción que muchos grupos folclóricos la adoptaron como bandera de sus presentaciones.

8) Hay una versión apócrifa de la “guabina chiquinquereña”, grabada por el “Tenor de las Américas”, don Pedro Vargas, quien tenía muchas razones para incluirla en su repertorio, por cuanto gracias a una investigación histórica que se adelantó, se sabe que don Pedro Vargas, orgullo de México, es nacido en Chiquinquirá, donde reposa su partida de bautismo en el archivo de la parroquia La Renovación.

9) La “guabina chiquinquereña” cumple cada año con el propósito de darle brillo a la música vernácula de Colombia y es insignia de la autenticidad de los verdaderos chiquinquereños.

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?